La última partida – Tim Powers

Imagen

Vaya, hace tanto que no escribo que llevo varios libros ya acabados.

Empecemos por La última partida de Tim Powers.

Georges León consiguió imponerse como Rey la noche del 20 de junio de 1947 en la ciudad de Las Vegas, cuando mató al anterior monarca, Bugsy Siegel, después de haber estado acechándole durante casi diez años. Su adversario era el soberano de un reino subterráneo que controlaba los juegos de azar y las corrientes de probabilidad de Occidente; era el moderno avatar de Dionisos y Tammuz. Attis y Osiris, el Rey Pescador y cualquier otro dios o rey que muriera en invierno y renaciera en primavera.

Tras haber conseguido la corona. León estaba dispuesto a conservarla a cualquier precio y vivir eternamente. Muchos años después…

Esta sería la sinopsis que más se repite por internet. Yo, sin embargo, hablaría de Scott, un pobre hombre marcado por el destino cuando era sólo un crío, y sin querer otra vez marcado de adulto. Y de como partida de cartas puede dártelo todo, o quitártelo…

Sólo por la temática debería haberme encantado: Magia mezclada con juegos de “azar”, el poder de las cartas del tarot, las coincidencias que no son coincidencias… Un  gran libro sin duda, pero en el que tuve un parón entre medias, y eso por desgracia siempre me hace hace medio olvidar el comienzo y no retomar la lectura con tantas ganas como debiera.

Por lo tanto, me reservo la crítica para cuando vuelva a leerlo, esta vez con más ganas, y lo tenga más fresco.

Tim Powers, mi gran descubrimiento de 2012

Ron Gilbert ha reconocido que para la idea del videojuego se basó en dos referencias, la atracción “Pirates of the caribbean” del parque de atracciones DisneyWorld y la novela “En costas extrañas” de Tim Powers, donde se mezclan piratería y brujería.

Monkey Island, Wikipedia

Esa fue la primera referencia que tuve de Tim Powers, hace mucho tiempo ya, y desde entonces pensé “Tengo que leer algo de ese tipo…” Pasaron los años y nada. Este verano pasado por fin me puse a mirarlo. Y vaya descubrimiento.

Empecé con “Las Puertas de Anubis”, y hacía mucho tiempo que no me enganchaba así un libro. Esa mezcla de distintos siglos con un suave aire steampunk, la magia ancestral, la detallada explicación de personajes y sucesos, el uso de palabras técnicas en su medida justa, sin llegar nunca a embotarte, y sobre todo, una habilidad narrativa que te engancha desde la primera página, que hace que bebas cada palabra y que no puedas dejar de leer hasta saber cómo acaba la historia. Supongo que por eso la llaman “su obra maestra”.

“En costas extrañas” también estuvo entretenido, una buena historia de piratas y vudú, pero no es comparable a “Las Puertas de Anubis”. Ayer mismo empecé a leer “La última partida”, y de momento, tras sólo un par de capítulos, me está dejando buen sabor de boca. Ya os contaré cuando lo acabe.